Seguros Autos: Cláusulas Destrucción Total 80%–20%

VN:F [1.9.22_1171]
Que te parecio el articulo?
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

auto

A la hora de contratar un seguro para el auto, uno se encuentra con muchas opciones. Puede presentarse personalmente en una compañía, puede llamar por teléfono, contratar electrónicamente, o bien, consultar y asesorarse por un productor de seguros que le indicará qué compañía y cobertura es más conveniente para su auto.

Una vez conseguida su póliza usted podrá circular tranquilamente por las calles de nuestro país, sabiendo que si a su vehículo le sucede algo estará “completamente” cubierto.

Pero, como siempre, no se lee la letra chica, y su auto, que para usted, en caso de un siniestro está asegurado completamente, para la compañía no, y no van a pagarle por una posible destrucción total.

El problema es el siguiente. Las compañías utilizan dos tipos de tasaciones a la hora de medir si un vehículo se encuentra destruido completamente o no.

La Clausula 80/20

Por un lado tenemos la cláusula del 80% que quiere decir lo siguiente: si reparar el daño del vehículo cuesta  más del 80% del valor de la suma asegurada (valor que figura en la póliza) o de mercado (lo que costaría en el mercado reponer un vehículo igual o de similares características al auto siniestrado), se lo consideraría Destrucción Total. Es más conveniente ésta, ya que los repuestos siempre son caros y llegan a grandes sumas a la hora de la reparación.

Por su parte, la cláusula del 20% que se explicaría de esta manera: si luego de un siniestro, los restos del vehículo cotizan menos del 20% de la suma asegurada o de mercado, es considerado como Destrucción Total. Ésta es engañosa, ya que uno piensa en que si su coche no circula, no cotizaría ni un 20% de su valor, pero la compañía con solo tener el motor en “buenas condiciones” ya estaría en presencia de ese porcentaje del valor del vehículo.

El consejo es que se debe leer siempre que en nuestra póliza figure la primera cláusula para poder evitar inconvenientes y grandes disgustos a la hora de un siniestro. Si su compañía, por defecto, no otorga esta cláusula, usted tiene derecho a reclamarla y deberá abonar una suma insignificante por su modificación.

Actualmente la gran mayoría, por no decir todas, las empresas aseguradoras ofrecen la cláusula del 80% para todas sus pólizas, mientras que la cláusula del 20% la ofrecen como complemento en las pólizas contra todo riesgo.

Los beneficios de las empresas aseguradoras que tienen con las cláusulas analizadas.

El principal beneficio que obtienen las empresas aseguradoras con dicha cláusula es que los tiempos, al igual que los costos para reparar un auto con semejante destrucción suelen ser bastantes elevados, por lo que lo que el cliente suele ponerse ansioso, además de generar costos adicionales en atender los reclamos y trámites necesarios que suelen consistir en la atención al asegurado, conseguir algún repuesto que este discontinuado, poner a disposición del asegurado un vehículo sustituto, por un plazo mayor que en el caso de la entrega del dinero o de un vehículo de similares condiciones al que tenia el mismo.

Los beneficios del asegurado con respecto a las cláusulas del 80% y 20%.

El principal beneficio que cuentan los asegurados al contratar una póliza con dichas cláusulas es que los mismos suelen generar un rechazo psicológico al vehículo siniestrado, ya que cuando estas cláusulas se aplican las mismas suelen ser causadas por accidentes de transito graves los cuales pueden incluir lesiones propias, a acompañantes, o terceros que no viajen en el vehículo. Dicha situación extrema para una persona que incluso puede generar algún deceso, suele generar una situación de mucho stress al asegurado por lo que la aplicación de esta cláusula suele ser beneficiosa para el mismo.

Las destrucciones totales suelen darse en los siguientes casos:

  • Choques con daños en la parte frontal del vehículo: En este caso, cuando el daño es la parte delantera del vehículo la destrucción suele considerarse total cuando hay daños graves en el motor los cuales suelen pueden o no generar un incendio.
  • Choques con daños la parte posterior del vehículo: Cuando ocurre un siniestro con daños en la parte posterior del vehículo la destrucción suele ser total solamente cuando el mismo genera un daño grave en el tanque de nafta y el mismo causa un incendio.
  • Fallas eléctricas seguidas de incendio: En estos casos, la causa del incendio es un desperfecto eléctrico en el vehículo el cual es seguido por un incendio general del mismo.
  • Incendios intencionales provocados por terceros: Si bien en estos casos la destrucción suele ser total no es una de las principales causas y suelen ser muy pocos los vehículos que sufren este tipo de daños provocados por terceros, ya que lo más común son los robos o hurtos parciales, lo cual suele generar daños menores. Este tipo de evento suele incrementarse notablemente en el caso de robo o hurto totales.

Documentación básica a presentar al reclamar un siniestro

Cuando tenemos un accidente de transito la empresa aseguradora suele solicitarnos la siguiente información:

  • Número de póliza: La póliza es el comprobante de que el asegurado tiene una relación contractual con la la empresa.
  • Denuncia policial: A través de la misma la empresa se asegura que sea más difícil para el asegurado cometer un fraude.
  • Denuncia administrativa: La misma se realiza en la aseguradora y es el comienzo de todo el circuito.
  • Boleto de compra venta o titulo de propiedad del vehículo: Este requisito se solicita con el fin de que el asegurado demuestre la titularidad del vehículo siniestrado y evitar que un tercero reclame la indemnización.
  • Fotocopia del DNI: Se suele pedir las mismas con el fin de identificar al asegurado y demostrar que el mismo es el que figura en los distintos contratos y documentos necesarios para el mismo.
VN:F [1.9.22_1171]
Que te parecio el articulo?
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)